¿Por qué amamos la música?

未能成功加载,请稍后再试
0/0

作为人类,我们无论男女抑或是老幼,都是如此地热爱音乐。但你知道这到底是为什么?这里面到底蕴含着怎样的科学道理呢?一起来看看吧!

¡Ah, la música! Ha estado presente en la humanidad desde el inicio y nos acompaña en toda nuestra vida, exaltando nuestras emociones

¿Por qué amamos la música?

No hay un área del cerebro especializada en comprender la música, sino que apreciarla es una "función superior" que articula muchas regiones del cerebro.

La neurocientífica Valorie Salimpoor, a partir de un experimento realizado en McGill College, descubrió que cuando escuchamos música que nos gusta, un área llamada "núcleo accumbens" se conecta con el hipocampo (relacionado con la toma de decisiones) y con la amígdala (el centro de las emociones).

Durante la experiencia, el cerebro se inunda de dopamina, la "hormona de la recompensa" que se libera también con estímulos como el sexo, ciertas drogas o la comida deliciosa: escuchar música puede ser adictivo.

Pero ¿por qué reaccionamos así sólo con la música y no con cualquier sonido?

Nuestra afición tiene que ver con el reconocimiento de patrones: cuando escuchamos estructuras musicales y somos capaces de predecir lo que sigue, el cerebro se da una recompensa a mismo.

Pero si los patrones son demasiado predecibles, se pierde el reto y no hay recompensa.

Por eso nos gusta oír piezas musicales nuevas, pero que de alguna manera sean similares a los patrones que ya conocemos.

¿Cómo se construyen esos patrones? Invitamos a la artista de la voz Valentina González para que nos explique.

¡Hola Valentina!

¡Hola Javier!

¡Hola, mentes curiosas!

Son muchos los elementos que componen una pieza musical, como la armonía, el timbre o el volumen.

Los dos más relacionados con los patrones musicales son el ritmo y la melodía.

El ritmo es la manera en que los sonidos fuertes, los débiles y los silencios, se organizan en el tiempo.

Escucha lo siguiente:

Aunque lo hayas oído por apenas unos segundos, estoy segura de que podrás predecir el patrón ¿lo intentamos juntos?

¿Puedes sentir esa dosis de dopamina en tu cerebro?

La melodía está formada por una sucesión de tonos o notas.

Algo curioso: al reconocer una melodía, nuestra mente sólo recuerda los intervalos, que son las distancias entre los tonos.

No los tonos específicos

Escucha esta breve melodía.

Aunque cambiemos las notas específicas, reconocemos la melodía si mantenemos los intervalos, o sea la relación entre las notas.

Estas secuencias forman frases que, con variaciones, se repiten, formando patrones.

Veamos si puedes reconocer el patrón de esta melodía y completar la nota que falta.

¡Canta conmigo!

Repite el tono que yo cante y veamos si adivinas el tono que falta.

¿Lo lograste?

¡Felicidades, te has ganado una dosis de dopamina!

Oye pero ¿por qué el cerebro se recompensa por reconocer y componer patrones musicales?

Según Darwin, la música podría jugar un papel importante en la búsqueda de pareja.

Después de todo, los patrones sonoros les funcionan así a muchos animales: los grillos, los pájaros y las ranas.

Por no hablar de las estrellas de rock

O quienes llevan serenatas

Más recientemente, se ha sugerido que el reconocimiento de patrones en mismo es una herramienta valiosa para detectar depredadores o encontrar comida: o sea, nuestra mismísima supervivencia, por lo que reforzar esa habilidad, usando la música, sería vital.

Por otro lado, somos una especie altamente social, y la música y la lengua están íntimamente vinculadas a nuestra imperiosa necesidad de comunicación.

Mucho de lo que no se puede decir con palabras, se puede expresar mediante la música.

Por nuestra misma naturaleza social, la música juega un papel importante en la formación de comunidades.

Los himnos nacionales, los cantos de la iglesia o las porras de los equipos de futbol son ejemplo de esto.

Y, en la vida cotidiana, nos identificamos con aquellos que disfrutan el mismo tipo de música que nosotros.

¡La música es un universo vastísimo!

Lo que conocemos como música occidental, con sus escalas, tonalidades y rítmicas, es sólo una pequeña parte del espectro musical universal:

Por ejemplo, mi escala favorita de Música Clásica del Norte de la India es esta.

Vamos de Do a Do pero con dos semitonos inesperados en el camino que no acostumbramos en la música occidental, al escucharlo viajamos a algún país lejano.

En el flamenco existen "palos" o subgéneros que tienen patrones rítmicos muy especiales como el de 12 tiempos.

En un plano más filosófico, crear música es lo más extraordinario que conozco, poder dar vida a algo que no existía con notas que nacieron de los sonidos de la naturaleza de la cual venimos todos.

Ay, de verdad que hay algo de divino en componer música!

En todo caso la música es de esos aspectos de la vida que, aunque aparentemente no tienen una utilidad, tienen la función más importante: hacernos más humanos.

¡Curiosamente!

Te invitamos a visitar el canal de Valentina González y su página web www. valentinagonzalez. com. mx para que conozcas su hermosa música.

¡Y no olvides también suscribirte a CuriosaMente!