每日西语听力

当前播放

El elfo y el rosal

En el centro de un jardín crecía un rosal, cuajado de rosas, y en una de ellas, la más hermosa de todas, habitaba un elfo, tan pequeñín, que ningún ojo humano podía distinguirlo.

Detrás de cada pétalo de la rosa tenía un dormitorio.

Era tan bien educado y tan guapo como pueda serlo un niño, y tenía alas que le llegaban desde los hombros hasta los pies.

¡Oh, y qué aroma exhalaban sus habitaciones, y qué claras y hermosas eran las paredes!

No eran otra cosa sino los pétalos de la flor, de color rosa pálido.

Se pasaba el día gozando de la luz del sol, volando de flor en flor, bailando sobre las alas de la inquieta mariposa y midiendo los pasos que necesitaba dar para recorrer todos los caminos y senderos que hay en una sola hoja de tilo.

Son lo que nosotros llamamos las nervaduras;para él eran caminos y sendas, ¡y no poco largos!

Antes de haberlos recorrido todos, se había puesto el sol; claro que había empezado algo tarde.

Se enfrió el ambiente, cayó el rocío, mientras soplaba el viento; lo mejor era retirarse a casa.

El elfo echó a correr cuando pudo, pero la rosa se había cerrado y no pudo entrar, y ninguna otra quedaba abierta.

下载全新《每日西语听力》客户端,查看完整内容
点击播放