La Bella Durmiente | CANCIÓN Parodia | Destripando la Historia

未能成功加载,请稍后再试
0/0

¡Ciao ragazzi! Benvenuti a DESTRIPANDO LA HISTORIA con PASCU y RODRI.

Hoy os traemos la historia original de La Bella Durmiente de Giambattista Basile.

Una princesa nace en Italia con una rareza algo extraña.

Dicen que es su destino.

El morir por un trozo de lino.

¡Vaya estupidez!

El rey concibe un plan divino.

Vamos a quemar todo este lino.

Y así Talía crece, hasta que un día de repente algo sucedió.

Una abuela teje sola. Súbase a casa señora.

Toma cose este tejido.

NO SEAS BOBA, QUE ESO ES LINO!

Se le escapa un trozito.

Se le mete en el dedito.

Y MUERE.

Qué hija más torpe tengo macho. . .

Qué probabilidades había de que a una chica alérgica al lino se le meta un trozo entre la uña y el dedo.

LARAILA

El padre, destrozado, manda que su hija quede encerrada para siempre reposando sobre un sillón,

Un día, un rey vecino pasaba cazando con su halcón cerca de la torre donde estaba Talía.

Y de pronto su halcón voló y entró en la habitación.

Y el rey subió a ver qué pasaba.

Y encontró a Talía allí sentada.

Madre. . . ¡Qué pivón!

Hola, ¿como estás guapa?

Pareces algo callada.

Deja que te acueste en esta cama junto a mi.

Parece que no te mueves.

Eso indica que me quieres.

Deja que te de todo mi amor.

OH SI

El rey, después de acabar su trabajito, volvió a su casa.

pero. . . OH DRAMÁTICO GIRO DE LOS ACONTECIMIENTOS.

9 meses depués, el cadaver de Talía

dio a luz a 2 hermosos gemelos.

Son cuidados por dos hadas que allí se aparecen de la nada.

Mientras juegan en el lecho.

Uno, en su busqueda de pecho.

¡Un dedo enganchó!

Le chupó el cacho de lino que tenía allí metido.

Despertó con un gran brinco.

¡¿Tú quién eres? ! ¡QUITA NIÑO!

¡No les grites, son tus hijos!

¿Qué ha pasado en este sitio?

YO

¿Y tu quién eres?

Es una larga historia pero ti amo y somos sus padres.

Bueno, vale. . . jeje, qué guay. . .

LARAILA

Lo que no sabíamos era que el rey YA ESTABA CASADO.

Y a la actual reina no le hacía demasiada gracia que su marido se fuese por ahí con otras,

así que. . . ¡PLANEÓ SU VENGANZA!

Invitó a Talía a casa.

la llamó de todo. . . menos guapa.

Y a los niños los envía a jugar un rato en la cocina

¡Luigi, VEN AQUÍ!

Señora. . .

Quiero que los cocines.

Pero reina!

¡NO REPLIQUES!

Son para mi esposo cuando venga a cenar.

¡Y a ti te quemo en la hoguera!

¡El rey llega!

¡TODOS FUERA!

Luigi, NO ME FALLES.

Nunca, majestad.

Pero Luigi escondió a los niños y a cambio cocinó a un par de corderitos.

Por la noche, el rey y la reina se sientan a cenar.

Y el cocinero les sirve a sus supuestos hijos.

¡Te has comido a tus hijos!

Eres una loca. . . . ¡MIENTES FIJO!

¡Y ESA PERRA ESTÁ EN LA HOGUERA!

NO ES UNA PERRA CUALQUIERA.

¡LA VOY A QUEMAR!

LARAILA

¡Guardias! Llévense a mi esposa y salven de inmediato a la otra.

¡Vas a arder!

¡ERES UN CERDO!

Haz arder también al cocinero.

¡No rey, por favor!

¡AL HORNO!

Sus hijos están a salvo.

Los dejé con mi mujer.

¡Entonces queda todo arreglado al parecer!

Este cuento así termina.

los niños no se cocinan.

y la necrofilia no está bieeeeen!